miércoles, 23 de junio de 2010

Nuevo año del blog


Pensaba escribir sobre proyectos para el nuevo año, seudónimos y revelaciones, cambiar el formato y las fotos y agregar alguna otra cuestión... Pero no tengo tiempo para escribir, apenas me resta para vivir.


Quizás si se disfrazan de trabajo podamos charlar más (como ocurre con Muret) pero tampoco mucho.


Mientras ni al Athos ni a Ody ni a Gregorio se les ocurra nada... hablará el silencio. Que tampoco está mal.


En cualquier caso, no quería dejar de saludarlos en el aniversario. Ya haremos los cambios y el post "ad hoc".


Respetos festivos.


Natalio


viernes, 4 de junio de 2010

Platón y el matrimonio gay


Hay asuntos que me cuesta afrontar.

El tema del matrimonio entre homosexuales, marimonio, homonomio, gaymonio, o como quieran llamarle. Y es que me da asco, no sólo el imaginarme una legislación que contemple lo antinatural sino más bien la proliferación de falacias ideológicas, clichés políticamente correctos, argumentos idiotas y demás yerbas.

Cuando se debaten las cosas más elementales para cualquier sociedad surge en todo su esplendor el analfabetismo cultural y filosófico de toda nuestra población en general y de los medios de comunicación en particular.

Como me niego a discutir obviedades con quienes no quieren escuchar, me limito a compartir un dato bibliográfico.Se habla mucho, en nuestro ignorante entorno, de la homosexualidad de Platón e incluso se lo trae como autoridad "moral" para justificar propias perversiones.

Como en estos días están todos alborotados con el asunto fueron a consultarle al Oráculo por la cita exacta donde Platón dice que la homosexualidad es contraria a la naturaleza y nos enseña cómo se debe legislar sobre el matrimonio. Ya que estaba con él en el momento en que la buscaba me la compartió a mi también y yo la comparto con ustedes.

Si se fijan bien verán que no sólo trata de antinatural la homosexualidad sino que además legisla sobre la indisolubilidad del vínculo, el trato con quienes tienen concubinas/os ("discriminando" de la ciudadanía también a quienes deshonran su propio matrimonio) y el origen divino del matrimonio.


Por último, y para quienes quieran urgar en el asunto, el Oráculo explicaba que la palabra griega utilizada es "parafisin" (contrario a la naturaleza) como contrario de "catafisin" (conforme o adecuado a la naturaleza).



Quizás, si Dios quisiera, conseguiríamos imponer una de estas dos normas en los asuntos de amor: o bien que nadie osara tocar a persona alguna libre y de buen nacimiento, salvo a su propia mujer, y se abstuviese de sembrar gérmenes impíos y bastardos en las concubinas o infecundos en los varones contra naturaleza, o bien que prescindiese absolutamente de esto último y, en el caso de que se ayuntase con alguna mujer fuera de las que han entrado en su casa con la bendición de los dioses y las sagradas bodas, ya sean compradas o de cualquier otro modo adquiridas, y no se ocultase para ello de la vista de los hombres y mujeres, pareciese bien su exclusión de la totalidad de los honores ciudadanos, decretada contra él por nosotros los legisladores, por considerarle realmente como extranjero. Tal ley, ya deba tomársela por una sola, ya por dos, quede así establecida sobre los asuntos venéreos y todos los de amor en lo que respecta a la rectitud o incorrección de cuanto realizamos en nuestras relaciones movidos por esa clase de deseos.

Interesantísimo. Como todo en Platón, como todo lo del Oráculo.

Natalio


Pd: La cita corresponde a Las Leyes VIII, 841, d5.


Pd1: No parece muy mariposón en la estatua....